google-site-verification=ZkIC5SiohInhVG2I6VhractcKMA0mbMK4ycq_PazXEA
  • Carlos Perez-Carracedo Lopez

+50


Os suena no?

Cuando entras en la Farmacia hay una estantería entera reservada para nosotros/as los que ya superamos los 50 y te encuentras especialmente suplementos vitamínicos, energetizantes de todo tipo y muchos otros que te ayudan a revitalizarte, animarte, suplementos para tus desequilibrios propios por la edad y el desgaste etc…

He leído recientemente un artículo muy interesante sobre un estudio postdoctoral de un profesor de Princeton, Dr.Hannes Schwandt que me resulto muy esclarecedor, aunque profesor de Economía tiene mucho trasfondo social y emocional.

La década de los 20 a los 30, es un periodo de la vida de cada uno de nosotros donde uno se cree que es mejor que la media, que tenemos mas suerte que los demás, que aspiraremos a más cosas, a una pareja fantástica y maravillosa, hijos sanos y guapos, digamos que es una década de absoluto optimismo en cualquier cosa que emprendemos, no sin olvidar que estamos en plenitud de facultades físicas, sobrados de fuerzas.

La década de los 30 a los 40 nos damos cuenta que en la gran mayoría de los casos las cosas no salen como las habíamos imaginado, sin que ello tenga que significar negativo o positivo, sencillamente y en términos generales sufrimos decepciones, frustraciones, laborales, familiares, sociales, nuestras expectativas quizá no se hayan cumplido y toque cambiar y remar a puerto. Ya sabéis, acceso al mercado laboral para los que han estudiado carreras y Master, compra de casa y responsabilidades de créditos e hipotecas, formalizar una relación con proyecto de vida o formar una familia

Tener la enorme experiencia de tener hijos, etc ..

O sencillamente tener éxito y no haber muerto en el intento!

La década de los 40 a los 50, uffff, es maravillosa pero …. Pasan muchas cosas, ajustes personales, consolidar la pareja o por el contrario darse cuenta que la evolución ha sido distinta de las dos partes, es donde más divorcios en ratio se registran, normalmente esperas ya un ascenso o que tu negocio vaya muy bien, tus hijos ya en adolescencia con todo lo que ello conlleva, algunas veces en hogares desestructurados, empezamos a notar los rasgos naturales del paso del tiempo, aunque no queremos darle demasiada importancia, aparecen ya ciertos conatos de crisis en aspectos de nuestra vida que necesitan gestión, en fin una década donde se mezclan con cierta facilidad grandes satisfacciones con grandes frustraciones.

50 la década !

Según el artículo basado en un estudio de 23000 sujetos entre los años 1991 a 2004 realizado en Alemania, se concluyo de forma determinante que la gran mayoría de las personas establecían una enorme satisfacción entre su vida presente y sus expectativas futuras a corto y medio plazo !

A diferencia de la década de los 20 a los 30 donde el optimismo algunas veces poco ajustado a realidades, ven como las expectativas anticipativas no se cumplen.

Quizá pudiéramos decir que a partir de los 50 uno empieza a tomar conciencia de Felicidad, de autosatisfacción, de conocerse a si mismo, de entender la combinación entre la vida vivida y la vida presente, de asumir lo que uno ha vivido, aceptar las decisiones que uno ha tomado, perdonarse, conocer sus fortalezas y debilidades y al fin al cabo aceptarse tal y como uno es asumiendo que en la vida se sigue aprendiendo y evolucionando.

En esta década también solemos vivir la perdida de nuestros seres queridos, empezamos a tomar conciencia del tiempo en su dimensión yo diría justa, donde empieza a ser relevante lo importante y no tanto lo urgente, donde empezamos a valorar lo que no queremos con más transparencia sin condicionantes.

Dónde nuestros hijos, si los hemos tenido, salen del nido y empiezan a volar y ser independientes.

Por otra parte se abren enormes posibilidades de emprender nuevos retos, no cabe duda que la expectativa de vida se ha alargado, siendo España después de Japón el país con mayor media de años rozando los 87, gracias a la medicina, la nutrición, la cultura del deporte, la vida sana, un estilo de vida saludable nos encontramos con fuerzas y espíritu renovado, donde administramos nuestros conocimientos, sabiduría y fuerzas de forma eficiente, inteligente y efectiva. Dónde hemos alcanzado ciertos niveles de humildad para poder seguir aprendiendo y avanzando en el camino bonito de la vida.

Aprovechemos el generoso regalo que la vida nos ha ofrecido para empezar la segunda etapa de nuestra vida.

Dejamos los 60 para cuando llegue si os parece !


33 vistas

Regístrate en nuestra newsletter

© 2020 by CARLOS PEREZ-CARRACEDO. España