google-site-verification=ZkIC5SiohInhVG2I6VhractcKMA0mbMK4ycq_PazXEA
  • Carlos Perez-Carracedo Lopez

COMPORTAMIENTOS






Lo que quizá haya quedado demostrado es que los mandamientos, las directrices, las ordenes, las prohibiciones o las imposiciones a nivel de conjunto, de masa no son demasiado efectivas cuando no tienen un efecto de imperativo legal.

A todos nos gusta sentir que tenemos el control de nuestros actos y de nuestro comportamiento.

Por qué he comprado este producto y no otro? Por qué he utilizado este servicio? Por qué he actuado de esta forma?

Porque sencillamente QUIERO ! Así que cuando otros tratan de influenciar nuestras decisiones o imponer otro criterio, sencillamente nos ponemos en alerta, damos un paso atrás y nos enfrentamos a los intentos de persuasión.

El ser humano tiende de forma natural al sentimiento de libertad, parece que tenemos instalado en nuestro hardware un radar anti-persuasión que nos defiende de los supuestos ataques a nuestra libertad y control de nuestras propias vidas y comportamientos.

Por ello muchos de vosotros estaréis de acuerdo conmigo que muchas veces persuadir a la masa, a la gente de hacer algo, no es tan efectivo como otorgarle la libertad de que se persuadan a si mismos.

Según el Profesor de la Universidad de Pennsylvania Jonah Berger, que es autor del libro “Como cambiar la mente” existen 3 maneras efectivas de hacerlo:

La distancia entre pensamiento y acción

Por ejemplo, “quedense en casa”

Para la gente joven que se resiste a esta sugerencia u orden, podríamos preguntarles que es lo que ellos sugerirían a sus abuelos, a su hermanita/o. De verdad que les dirían que salieran de casa e interactuaran con personas que posiblemente pudieran estar infectadas?

Las personas siempre están en busca de un equilibrio, armonía y consistencia entre lo que piensan y cómo actúan, podríamos llamarlo coherencia.

Si ponemos sobre la mesa la importancia de los comportamientos y su coherencia muchos de nosotros haríamos instantáneamente un análisis rápido entre lo que pensamos y como nos comportamos buscando la distancia más corta entre las dos y así obtener un grado de armonía y coherencia con el que podamos vivir sin conflicto.

Haz preguntas

El profesor Berger, nos hace esta reflexión: Comida basura te hace engordar! Si cambiamos la pregunta cambiaremos la percepción que tendrá una persona hacia la coherencia: Crees que la comida basura es buena para ti?

A partir de ese momento, deberán contestar a la pregunta con el criterio que ya tienen y articular una opinión que normalmente deberá estar en consonancia con sus pensamientos, por tanto ya no hay que imponer una medida, una restricción, más bien hay que dejar que la gente se haga las preguntas correctas y convertirlas en personales.

Como te sentirías si uno de tus seres queridos se pusiera enfermo?

La reflexión a partir de esta pregunta es obvia y necesitará una respuesta coherente por parte de quién la deba contestar!

Solicita menos de lo que se precise

Hay que reducir las exigencias y suavizarlas.

Las organizaciones sanitarias y los organismos públicos de salud muchas veces obligan a tomar medidas drásticas, rápidas con enormes sacrificios y esfuerzos en realizar cambios para los cuales normalmente no estamos preparados, todo sea dicho, ellos tampoco, pero cuando esto sucede entramos en una zona de rechazo por parte de la gente.

Muchas veces lo que se solicita si es muy grande genera grandes dosis de rechazo y conflicto, es mejor trocearlo, hacer pequeñas solicitudes para poco a poco ir aumentándolas .

Nos hemos visto sobresaltados con decisiones poco coherentes, dolorosas y en muchas ocasiones poco razonadas y muy muy gravosas para muchísimos segmentos de la población y la sociedad.

Si aplicaramos los que el Profesor Berger sugiere, buscar la coherencia entre lo que se piensa y como se actúa, si se hacen las preguntas adecuadas seguidas de las reflexiones pertinentes y si se administra mejor lo que se solicita por parte de las autoridades el comportamiento pasará de ser “obedecer” a ser “ actuar voluntariamente “, sin cuartear nuestra libertad de decisión y el control sobre nuestra propia persona y comportamiento.

12 vistas

Regístrate en nuestra newsletter

© 2020 by CARLOS PEREZ-CARRACEDO. España