google-site-verification=ZkIC5SiohInhVG2I6VhractcKMA0mbMK4ycq_PazXEA IKIGAI
  • Carlos Perez-Carracedo Lopez

IKIGAI

Actualizado: jun 7



En el norte de la isla Ide Okinawa en Japón, se encuentra una aldea denominada

“LA ALDEA DE LOS CENTENARIOS”, es decir que la aldea de aproximadamente 3000 habitantes registra un alto indice de personas que sobrepasan los 100 años. En Japón hay más de 70000 centenarios. 

Evidentemente esto despertó un gran interés en la comunidad científica y aquí en España dos periodistas Héctor García y Francesc Miralles que después de visitar la aldea y estudiar a sus aldeanos escribieron un libro, los secretos para una vida largaaaaaaaaa y feliz.

Descubrieron que a parte de tener una filosofía de vida japonesa en relación a su propia cultura y gastronomía que ya de por si genera que sea el País del mundo con mayor expectativa de vida rozando los 88 años, también se fijaron en que los aldeanos tenían su IKIGAI, un sentido en la vida, aquello por lo que vale la pena vivir!

Son unas personas que viven en perfecto equilibrio y armonía, donde entienden que el pasado ofrece las lecciones, donde el futuro se prepara con ilusión y donde el presente es donde reside la felicidad.

Bajo el eslogan del GAMBARIMASU (no rendirse nunca) esforzándose al máximo para conseguir su objetivo, los aldeanos viven vidas felices.

El IKIGAI de cada persona incluye el poder de la paciencia y de la perseverancia no en vano hay un dicho japonés que reza: Si quieres calentar una roca, siéntate encima de ella 100 años.

Lo que se busca es tener ilusiones renovadas, objetivos reales alcanzables donde el esfuerzo sea recompensado, donde a su vez se exija de nosotros el máximo esfuerzo e implicación para sacar lo mejor de nosotros, amplificar nuestras capacidades buscando trampolines de superación constantes, actuar con compasión, ayudar a los demás desinteresadamente, cuidar de los demás y de si mismo, siempre buscar nuevos horizontes, salir de vez en cuando de la zona de confort para poner a prueba nuestras fuerzas, habilidades, creatividad y espontaneidad.

Hay una cosa que nosotros como familia ya poníamos en práctica ya hace mucho tiempo, a las cosas importantes hay que ponerles nombre, da igual si es un ordenador nuevo, un coche, un trabajo, un árbol o una ilusión al momento que les pones nombre cambian de identidad y se convierten en algo muy importante en tu vida y por tanto los tienes más presentes, trabajas o bien para cuidarlos porque ya los has conseguido o bien para trabajar con ilusión y motivación y conseguirlos en un futuro.

Así que pongamos a buscar nuestro IKIGAI, empecemos a dibujar nuestro ENSO interior, que siempre será subjetivo, propio, único y especial, dejémonos llevar por las serendipias y las casualidades de la vida para que la misma sea una aventura mágica.

0 vistas

Regístrate en nuestra newsletter

© 2020 by CARLOS PEREZ-CARRACEDO. España