google-site-verification=ZkIC5SiohInhVG2I6VhractcKMA0mbMK4ycq_PazXEA La Pirámide de nuestras vidas
  • Carlos Perez-Carracedo Lopez

La Pirámide de nuestras vidas





LA PIRAMIDE DE LA VIDA

La pirámide de Maslow, muy conocida en distintos ámbitos, como en el Marketing o la Publicidad, pero quizá mejor en Psicología. Fue el Dr. Abraham Maslow, nacido en Nueva York, pero desarrollo la Pirámide de las necesidades entre Boston y California donde murió en 1970, pero fue en 1952 donde vio la luz la famosa Pirámide y desde entonces se ha convertido en una herramienta que yo personalmente utilizo muchísimo en mis conferencias y clases.

La Pirámide es conocida por como estructura la jerarquía de nuestras necesidades y como el ser humano no puede llegar a la autorrealización sin haber pasado antes por todas las anteriores. Aunque el modelo es de 1952 fijaros que hoy en día aun habiendo cambiado de siglo sigue siendo una guía real de lo que necesitamos para llegar al pico, a la cima.

Repasemos un segundo en que consiste la pirámide




Quizá en estos días de confinamiento, de aislamiento que ya pasa de un mes con generosidad y que aun bajo una sombra de incertidumbre no logramos saber exactamente cuando y en que condiciones podremos retomar nuestras vidas, esta figura piramidal nos puede servir para entender mejor donde estamos y de donde hemos venido para llegar a este punto personal.

No cabe duda de que casi todos nos encontramos en la cima o muy cerca y lo cierto es que a toro pasado todo se ve bastante fácil, de hecho, ojalá hubiéramos tenido más herramientas mentales y psicológicas en pasados años para escalar y subir a lo largo de la vida todas las necesidades que requeríamos y que nos han tenido tan ocupados. Subiendo la pirámide hemos ido perdiendo personas y cosas, paquetes emocionales que han ido acumulándose en nuestra memoria dejando huellas y recuerdos, pero también hemos ido ganando experiencia a través de las vivencias, así que todos somos más sabios ahora que entonces.

También y a lo largo del tiempo la Pirámide ha requerido de nosotros la toma de muchas decisiones en tiempo real, es decir, tomar decisiones sin margen de tiempo para estudiar las distintas alternativas porque eran urgentes e importantes como la vida misma y algunas veces acertábamos y algunas veces sencillamente aprendíamos la lección de no haberlo hecho.

Tomar decisiones es lo que nos hace subir los escalones de la Pirámide y cuanto más sabias y coherentes sean con mas agilidad y fluidez subiremos y nos mantendremos en la cima de nuestra escalada personal, LAS DECISIONES DETERMINAN QUIENES SOMOS, lo cierto es que tanto el éxito como la felicidad son efectos secundarios de las decisiones acertadas que tomamos en nuestra vida.

Repasemos en un momento bajo que condiciones NO deberíamos tomar decisiones:

Cuando tengamos sensación de hambre

Cuando estemos en un estado de enfado

Cuando estemos solos y no podamos consensuar y compartir información relativa

Cuando nos encontremos cansados

Cuando estemos carentes de sueño y tengamos falta de horas de descanso

Y todos estos estados físicos y mentales descritos tienen un índice de niveles de Serotonina bajos, que nos restan capacidad cognitiva, podríamos extendernos mucho tiempo en explicar las consecuencias de como los niveles de distintas sustancias como los aminoácidos y neurotransmisores influyen en nuestra fisiología o cognición, pero no es el objeto de este articulo en el día de hoy.

Al fin y al cabo, lo que necesitamos para escalar o subir cualquier montaña, pirámide o cuesta es actitud y motivación, actitud positiva y alimentar nuestra motivación con recursos propios, recursos mentales.

0 vistas

Regístrate en nuestra newsletter

© 2020 by CARLOS PEREZ-CARRACEDO. España